Estas fueron las cinco razones del fracaso de Óscar Quintabani en el DEPORTES TOLIMA

junio 02, 2017


Terminó este viernes, con más pena que gloria, la era del argentino Óscar Héctor Quintabani al frente del Deportes Tolima. El entrenador de 66 años fue destituido por parte del presidente del club, Gabriel Camargo, debido a su triple fracaso en el primer semestre de 2017.

La derrota (1-0) ante Bolívar de Bolivia, que dejó al equipo por fuera de la Copa Conmebol Sudamericana, precipitó la decisión que se venía estudiando por parte de Camargo desde hace al menos dos semanas, tras resignar las posibilidades en la Liga Águila 1 2017.

En El Rincón del Vinotinto nos atrevimos a esbozar cinco razones del por qué Óscar Héctor, ídolo y partícipe del segundo subcampeonato de la institución, en 1981, no pudo triunfar con los 'Musicales', pese a sus pergaminos en cerca de 27 años de carrera en los banquillos.

1. El mal ambiente: Cuando tomó las riendas del equipo en reemplazo del uruguayo Gregorio Pérez, el pasado 14 de febrero, Quintabani sabía que no la tendría fácil. Sus capacidades como estratega, que lo llevaron a lograr tres títulos ligueros en su carrera (Dos de ellos con Nacional), se quedaron cortas ante la atmósfera densa que tuvo que enfrentar, producto de la forma de ser de su jefe. 

Las graves acusaciones de su antecesor, quien declaró que Camargo intentó 'manosearle' la nómina, ponían de entrada en entredicho su gestión, ante la posibilidad de que los señalamientos del charrúa se repitieran. Del mismo modo, el dueño del equipo también tuvo serias diferencias con jugadores que llegaron como refuerzos: Michael Covea, Michael Ordóñez y Eddie Hernández. 

Y si se quiere, en la interna hay cosas que nunca marcharon bien. Pese a que no se han conocido mayores detalles, es evidente que hay inconformidad en algunos jugadores por el trato que reciben de parte del club en el ejercicio de su labor. Tema aparte es el que ventiló el arquero Luis Delgado, quien reclamó la oportunidad de ser titular, sin éxito, por lo cual se marchó.

2. Se 'casó' con jugadores: Durante gran parte de la Liga Águila 1 2017, Quintabani se la jugó con la utilización de futbolistas que no estuvieron a la altura de los retos que tenía el plantel. Claro ejemplo de ello son los de Didier Delgado y Jader Obrián, solo por citar dos nombres, quienes estuvieron en las preferencias por encima de Sebastián Villa, quien cumplió en las pocas apariciones que tuvo y Jairo Molina, quien apenas jugó 4 minutos en la Liga. 

A su vez, hubo otros integrantes del plantel que no rindieron como en el semestre anterior y por ende no cumplieron las expectativas. El caso más preocupante es el del volante Avimiled Rivas, comprometido en varias acciones que terminaron en gol y protagonista de expulsiones insólitas, con sendas agresiones a jugadores rivales.


3. El 'Hospital' Pijao: Desde que asumió el cargo, cerca de 14 jugadores de la plantilla principal sufrieron algún tipo de lesión, que los marginó días, semanas y hasta meses de la competencia. Los dos casos más graves fueron los del volante Santiago Montoya, ausente 69 días por un doble desgarro y Armando Vargas, quien se perdió el resto del año con la 'tribu' debido a una rotura de meniscos.

Otros que estuvieron entre 'Algodones' fueron: Ómar Albornoz, Sergio Mosquera, Didier Delgado, Eddie Hernández, Danovis Banguero, Víctor Giraldo, Ángelo Rodríguez, Jairo Molina, César Quintero, Julián Quiñones, Juan Guillermo Arboleda y Carlos Rentería.

4. Llegó a 'Apagar' el 'Incendio' sin 'manguera': Para Quintabani fue muy difícil amoldarse al esquema de trabajo del 'Vinotinto y Oro'. Asumir un grupo de jugadores que venía implementando otra idea táctica, la de Pérez y con el que no hizo la pretemporada -que duró un mes- pesó y bastante en el entrenador, quien fracasó en los tres torneos en los que estuvo. 

Fue tal la urgencia de Camargo en contratarlo y en Óscar Héctor en aceptar que cuadraron su vinculación en un santiamén. A cuatro días del juego ante Atlético Nacional, el argentino se hizo responsable de un plantel que poco conocía y al que solo pudo ver en acción una vez: El 11 de febrero en la derrota (2 -1) ante Alianza Petrolera. 

La para de año y medio sin orientar a un club profesional -su último equipo había sido Rionegro Águilas en 2015- se notó en Óscar Héctor, a quien solo le bastaron 107 días para 'quemarse' en el club en el que dejó huella como guardameta. 

5. Mal visitante e incapaz de sostener resultados: Los números como visitante del Deportes Tolima bajo su gestión fueron de espanto. De 36 puntos jugados en los tres torneos, Quintabani apenas sumó cuatro: Uno en la Liga Águila 1 2017, en la que fue el peor visitante con una producción de 3,3% y tres en la Copa Águila. En la Sudamericana, en tanto, fue incapaz de sacarle el punto a un Bolívar lejos de su producción goleadora.

A su vez, en siete partidos de la Liga estuvo arriba en el marcador, pero por una u otra razón le empataron y hasta le ganaron en el epílogo.

Ante Once Caldas (2-3), Cortuluá (2-2), Deportivo Cali (2-2), Independiente Medellín (3-2), Bucaramanga (2-1), Rionegro Águilas (1-1) y Equidad (1-1) el onceno tolimense tuvo una ventaja importante que dilapidó. En esos cotejos, se fueron alrededor de 17 puntos.




SI TE LO PERDISTE