Soy un guerrero y me levantaré de las cenizas: Óscar Escandón

mayo 21, 2017


Aún con el sinsabor en su rostro por la derrota, el pugilista tolimense Óscar Eduardo Escandón dio sus impresiones de lo qe representó este intento fallido de hacerse con el título de las 126 libras (Peso Pluma) del Consejo Mundial de Boxeo, ante el norteamericano Gary Rusell.

El 'Olímpico', quien encajó su tercer revés en su carrera profesional, que incluye 25 victorias, agradeció de entrada los múltiples mensajes de apoyo de sus coterráneos, quienes siguieron a la distancia su combate. 

"Quería darles las gracias por todas esas energías positivas que me enviaron. La verdad me siento muy contento de representar a mi tierra, a mi Tolima e Ibagué y mi Refugio. Al cuadrilátero no solo me subí yo, sino Colombia entera", expresó Escandón.


El hijo del barrio El Refugio de Ibagué lamentó que las cosas no se le hayan dado en la que era la velada más especial de su vida. "Pero soy un guerrero y me levantaré de las cenizas otra vez", recalcó.

"Esta fue solo una batalla, más no la guerra y con la frente en alto hay que aprender a perder y ganar. En esta vez se perdió, pero en la próxima ganaré", añadió el boxeador.


Escandón perdió por nocaut técnico en el séptimo asalto, cuando el juez Harvey Dock detuvo el combate, ante la andanada de golpes propinada por Russell. En el cuadrilátero el 'Pijao' se desahogó con el pequeño Juan José, quien desconsolado lloró la caída de su padre.

Ante su estado de salud tras el combate, el ibaguereño dio un parte de tranquilidad a todos sus seguidores.

"Gracias a Dios estamos bien. Muchas gracias de corazón, no sé cómo agradecer tanto apoyo.  Mi Dios sabe cómo hace las cosas y nos levantamos con la frente en alto. Este no esel fin", puntualizó el deportista.

A sus 32 años y una extensa carrera tanto en la rama amateur como profesional, Óscar Eduardo buscará una nueva oportunidad para dejar en alto, como él mismo lo ha dicho, el 'Vinotinto y Oro' en la escena boxística a nivel orbital.

Foto: Showtime