¡Una nueva camargada! Estos han sido los escándalos del DEPORTES TOLIMA en 2017


Deportes Tolima, el actual subcampeón colombiano, ha sido noticia en lo que va del año. Pero no por su rendimiento deportivo, sino por los escándalos en los que se ha visto envuelto su presidente y dueño, Gabriel Camargo Salamanca.

La censura a El Rincón del Vinotinto, la forma en que 'echó' al técnico uruguayo Gregorio Elso Pérez y las situaciones denunciadas por el venezolano Michael Covea y Michael Ordóñez, dejan muy mal parado al veterano dirigente, quien se ha ganado la fama de ser una persona muy conflictiva.

Foto: El Nuevo Día

Censura

El primero de los bochornos vividos por culpa de Camargo sucedió el pasado 5 de enero, precisamente durante la presentación oficial del estratega Pérez. 

Ese día, Camargo Salamanca impuso su ley y le pidió a sus dos escoltas policías que retiraran del salón Los Libertadores del Hotel Casa Morales a Mario Alejandro Rodríguez, director de este espacio. 

"Es lamentable recibir un maltrato de este tipo, por el Presidente del club de fútbol por el que tengo un enorme aprecio, porque además de periodista, lo digo públicamente, soy hincha del Deportes Tolima. Fue un trato denigrante", reseñó Rodríguez. 

El hecho de censura fue replicado por los principales portales deportivos del país y fue denunciado ante la Fundación Para la Libertad de Prensa (Flip). Hasta la fecha, el polémico presidente ha evadido las comunicaciones enviadas por esta entidad.


Lo que mal empieza...

Apenas llevaba unas cuantas horas como entrenador en propiedad de la 'tribu', cuando Gregorio Pérez fue testigo del carácter dictatorial de Camargo, a quien no le tembló la mano para censurar a un comunicador frente a sus narices.

En ese entonces, Pérez lejos estaba de imaginar que un mes y dos días después sería sacado por la puerta de atrás. El deseo del dirigente de intervenir en la conformación de la nómina titular y el negarle peticiones básicas para cualquier conjunto profesional hizo que la relación entre ambos se rompiera. 

"La gota que colmó el vaso fue la sugerencia, en más de una oportunidad, de querer participar en la conformación del equipo. Esas cosas no las permitimos. Tenemos principios, como todos, pero tengo algo que no es negociable: Y es la dignidad", dijo en su momento Pérez.

Y justo un día después de la victoria (2-1) ante América por la Liga Águila 1 2016, Camargo le dio una 'bofetada' a la afición, ilusionada con lo que podría ser el proyecto del uruguayo. 

Aunque una semana después trató de justificarse, la entrevista dada a El Nuevo Día terminó por 'hundirlo': Le sugirió jugadores y como no hizo caso, lo sacó. 

"No hizo caso de lo que se le dijo. Es la verdad (...) Le dije: La determinación está tomada y usted es un técnico costoso, no tengo por qué estarme poniendo a nombrarle la alineación", se defendió Camargo.


Se quedó con las ganas 

El venezolano Michael Covea, quien venía precedido de buenos comentarios, pero también de una extensa para, se quedó con las ganas de debutar con el 'Vinotinto y Oro'. 

Pese a que al final el famoso 'transfer' llegó y podía ser inscrito por el equipo, Camargo Salamanca le habría cambiado las condiciones contractuales al futbolista, quien prefirió irse. Cuatro días después ya era nuevo jugador de Deportivo La Guaira de su país.

"Como llegó (el transfer) ya me podían inscribir. Pero las condiciones no eran las mismas. El presidente me propuso unas cosas que no eran favorables para mí futuro y mi carrera y por el bien del club y mío decidí irme", le contó Covea a El Rincón del Vinotinto. 

De acuerdo con el mediocampista, su llegada a la 'tribu' se dio gracias a la recomendación hecha por el volante Santiago Montoya, su amigo. Pero por desgracia, su ciclo apenas duró un mes y 12 días y sin disputar ni un solo minuto en la campaña. 


¡La tapa!

Pero lo que encendió las redes sociales fue el caso denunciado por el volante Michael Ordóñez. El jugador alegó que Camargo se negó a pagarle los dos meses de sueldo, que no le cumplió con el arriendo de su apartamento -que estaba estipulado en el contrato- y que desde el primer día que llegó se encargó de hacerle su  estadía imposible. 

A esto se suma la orden que habría dado el dirigente de no tenerlo en cuenta para los compromisos en la Liga Águila y la Copa Conmebol Sudamericana. 

Curiosamente, los únicos dos encuentros en los que estuvo fue los que dirigió Gregorio Pérez. Pero tras su salida nunca más volvió a actuar.

"El señor se negó a pagarme el sueldo. Desde que llegué nunca he cobrado un peso. A eso sumarle que el tema del arriendo del apartamento, que estaba pactado en el contrato y este señor no lo ha cumplido", señaló Ordóñez.

De hecho, ese 5 de enero, el exsenador le había dicho a los medios que no contaría con los servicios del volante; sin embargo, una semana después fue ratificado. Lo que no se entiende es: Si no era de su agrado, ¿Por qué lo dejó?

Una vez más, como quizá no pasaba desde el caso de Bréyner Bonilla, quien fue despedido en 2015 por sufrir una expulsión; de Hugo Lusardi, Ayron Del Valle y Mauricio Mendoza, quienes en 2013 fueron apartados del plantel, o de Leonardo López, a quien le negaron la ropa de entrenamiento en 2011, Tolima está en la mira de la Agremiación de Futbolistas Profesionales, Acolfutpro, por sus malas prácticas laborales.


Si te lo perdiste