¿Especulación o realidad? Ordóñez también acusó a Camargo de 'meterle la mano' a la nómina del DEPORTES TOLIMA


Primero fue el técnico uruguayo Gregorio Elso Pérez, quien fue despedido después de dirigir al Deportes Tolima en las dos primeras fechas de la Liga Águila 1 2017. Y este martes, el que volvió a tocar el tema fue el volante Michael Ordóñez. Sin tapujos.

Ambos coincidieron en afirmar que el presidente del 'Vinotinto y Oro', Gabriel Camargo Salamanca, tiene directa injerencia en la conformación de la nómina. En otras palabras: Que es él el que decide quién juega y quién no, sin importar si tienen un buen presente futbolístico.

El mediocampista, quien renunció tras no recibir el pago de su salario, no dudó en afirmar que el hecho de que no haya sido tenido en cuenta es, única y exclusivamente, por decisión del dueño del equipo.

"No hay esa pelea sana que uno quiere que exista en los demás clubes, que es el que mejor anda el que juega. Él (Camargo) mete mano en ese sentido y eso es muy desmotivante", sostuvo Ordóñez.

Y añadió: "Desde que llegué le he dicho: Usted tiene que preguntarle al técnico, quien es el que me ve día a día".

Y es ahí cuando las palabras dichas por el entrenador Pérez el pasado 8 de febrero, cuando conoció el deseo del dirigente de prescindir de sus servicios, cobran mayor validez. 

"La gota que colmó el vaso fue la sugerencia, en más de una oportunidad, de querer participar en la conformación del equipo. Esas cosas no las permitimos. Tenemos principios, como todos, pero tengo algo que no es negociable: Y es la dignidad", dijo en su momento. 

Floja defensa

Si bien el dirigente se defendió en una primera ocasión, lo cierto es que sus explicaciones dejaron un manto de duda. Pero con lo dicho por Ordóñez, estas incertidumbres parecerían disiparse, pero en su contra. 

"Esas acusaciones son falsas. No tengo por qué negárselo. Pero si lo hiciera estoy en todo mi derecho, porque soy el que pongo la plata. Pero no es así", dijo Camargo el 14 de febrero en entrevista concedida al diario El Nuevo Día.  

Y añadió: "Era un técnico costoso, no tengo por qué estarme poniendo a nombrarle la alineación"

La situación no es para nada normal: Aún más cuando la estrategia del club es el silencio, la de no responder las llamadas ni hablarle con claridad al hincha y al periodista. 

Y para un técnico de la categoría de Óscar Héctor Quintabani, tricampeón del fútbol colombiano y quien llegó el pasado 14 de febrero a 'apagar el incendio', estas declaraciones son muy graves. 

¿Qué pensará el grupo de jugadores, excompañeros de Ordóñez, al escuchar las declaraciones del jugador? Es la gran pregunta que surge tras estos señalamientos, que dejan muy mal parado al club en su imagen institucional.

Lo cierto es que en la tabla de posiciones de la Liga, los resultados son claros: Con apenas siete puntos de 21 posibles (33,3% de rendimiento), Tolima está en la parte baja de la tabla, cuando a la misma altura del torneo pasado tenía 15 unidades y un 71,4% de producción.