Editorial: A dos meses del último entrenamiento público del DEPORTES TOLIMA

marzo 27, 2017


A la hora de analizar el rendimiento del Deportes Tolima en la Liga Águila 1 2017, quizá falten argumentos para hacer una radiografía completa del porqué el presente del equipo es irregular y la producción en la tabla de posiciones poca.

Pese a que se esbozan algunas causas como las que derivaron en que el grupo solo tenga 11 puntos de 30 posibles, lo cierto es que algunas de ellas se hacen a la distancia, con base en lo que se ve en los partidos y en las limitadas informaciones entregadas por la oficina de prensa.

El pasado domingo se cumplieron dos meses sin que la prensa deportiva ibaguereña pueda apreciar entrenamiento alguno del 'Vinotinto y Oro'; toda vez que la dirigencia del club prohibió el ingreso de los comunicadores a la nueva sede deportiva.

Al parecer, el motivo para esta decisión es que en el predio se adelantan obras, y desde la presidencia no se quisiera responder por accidentes que sufran personas ajenas al club. 

Pero tampoco se ofrecen alternativas para que aquellos que quieren informar a los hinchas de manera clara puedan seguir haciendo su trabajo sin restricciones.

El último entrenamiento -que en realidad fue un amistoso- al que tuvo acceso la prensa fue el del pasado 26 de enero, cuando el 'Vinotinto y Oro' enfrentó a Patriotas de Tunja. Ese día, aunque se adelantaban labores en la sede, los comunicadores no tuvieron problema alguno.


Tal vez lo que querían en aquella ocasión es que en todos los espacios se hablara de los notables avances en la sede; algo que se hizo sin problema alguno, porque los resultados saltaban a la vista.

Pero desde entonces las puertas han estado cerradas para los mismos. Los corresponsales de radio, prensa y televisión se limitan a esperar a los jugadores en el sitio de encuentro: El Club Berlín, en el sector de Mirolindo, en donde pueden obtener declaraciones pero no ver en acción a los futbolistas. 

Es decir, solo pueden hacer la mitad de la tarea que les encomiendan día a día ya que la otra parte le es imposible.

De hecho, en espacios televisivos nacionales, es poca la información que sale del cuadro tolimense. Más allá del momento deportivo actual, que lo hace poco atractivo al grupo, medios como Win Sports y ESPN no cuentan con imágenes de apoyo para ambientar sus notas, ya que no hay forma -al menos legal- de grabar al equipo en los entrenos. 

En ciudades como Bogotá o Medellín, en donde hay más trabas para el ejercicio periodístico, los colegas al menos pueden ver una vez a la semana a los oncenos que cubren, algo que ya no pasa en la capital tolimense.

Han cambiado tanto los tiempos, que ese 26 de enero -a una semana del debut en el certamen- se estudiaba en detalle lo que podría ser el equipo del uruguayo Gregorio Pérez. Hoy el técnico es Óscar Quintabani y no se tiene ni la más remota idea de cómo es su forma de trabajar. 

¿Pasará un mes más sin poder apreciar al equipo en su cotidianidad? ¿Cómo informarle a los hinchas lo que acontece si la única fuente de información entrega noticias a cuentagotas? No lo sabemos.

Foto: Club Deportes Tolima