Opinión: ¡Gabriel Camargo miente!


Por: Mario Alejandro Rodríguez

Antes las múltiples e infundadas acusaciones del presidente del Deportes Tolima, Gabriel Camargo hacia mi persona, he decidido hacer este artículo en el que desvirtúo todas y cada una de las falacias lanzadas, con lo cual, queda en evidencia una vez más el comportamiento déspota del dirigente deportivo.

En la noche del jueves, en el programa El Alargue de Caracol Radio, Camargo  lanzó acusaciones que carecen de sentido y que tendrá que probar ya que son una clara injuria hacia lo que ha sido mi formación profesional y personal.


1. "Periodista no es. Es un señor que nos ha hecho la vida imposible, que tiene una página".

Le recuerdo una vez más al señor Camargo y a todos quienes leen este post que soy graduado en Comunicación Social - Periodismo de la Universidad del Tolima, en el año 2013 y como tal llevo un total de seis años de experiencia en los diferentes medios de comunicación de la ciudad y el país.
Estuve entre abril de 2011 y octubre de 2013 -como se puede constatar- en el diario El Nuevo Día de Ibagué, en donde además de Editor Web fui periodista deportivo. Posteriormente, fui corresponsal del diario El Tiempo cubriendo -precisamente- al Deportes Tolima durante la Liga 1 2014. 

Luego, entre marzo y julio de 2014 estuve vinculado a Elolfato.com, como periodista, y entre abril y octubre de 2015 trabajé para El Diario de Otún (Hoy El Diario) de Pereira. Todo esto a la par de la labor hecha con El Rincón del Vinotinto, que inició en 2008 y que este 30 de enero cumplirá nueve años. 
En los lugares en donde estuve no tienen queja alguna acerca mi rectitud y profesionalismo, a diferencia de lo manifestado por el dirigente quien desconoció de tajo esta corta pero sustanciosa trayectoria en los medios escritos y digitales. 

¡Gabriel Camargo miente!

2. "Ha hecho todo lo imaginable para hacernos la vida imposible. Es el enemigo número uno del Deportes Tolima"

Si hacerle la vida imposible es informar lo bueno y lo malo que acontece con el Deportes Tolima, entonces somos muchos los que debemos considerarnos culpables. Serían responsables también de ser enemigos del club colegas de El Nuevo Día, Q'Hubo, Caracol Radio y todos aquellos que ejercen un periodismo veraz y consecuente con los hechos. 

Al dirigente se le olvidó mencionar que, gracias a El Rincón del Vinotinto, más de 38 mil 700 personas en Facebook; 21 mil 200 en Twitter y más de 9 mil 700 en Instagram, además de los más de 5 mil visitantes diarios, mantienen informados sobre la actualidad del equipo del cual es dueño.

Y también se le pasó decir que el 'freepress' que se le hace a su empresa privada -Término que ha repetido hasta saciedad- es incalculable, pues toda la información referente de boletería, disposiciones logísticas y demás eventos que realiza es replicada sin peros por El Rincón del Vinotinto y llega de forma oportuna a miles de lectores. 

¡Gabriel Camargo miente!

3. "Nos ha robado todo lo que ha querido de la página del club".

Esta afirmación es infame y carece de todo fundamento. El contenido escrito que aparece en El Rincón del Vinotinto es elaborado en su totalidad por sus periodistas y la gran mayoría de las imágenes que aparecen en este sitio fueron tomadas por los mismos. 

Si bien es cierto que se han publicado fotografías de la jefatura de prensa del club, en situaciones particulares (Presentación de jugadores, partidos, etc.), estas siempre han cumplido con una regla de oro en el ejercicio de prensa: Dar los respectivos créditos. Por lo general, se trata siempre de publicar contenido gráfico que sea propiedad de El Rincón, aunque no siempre es posible por el limitado alcance que tiene ante este claro veto.

Así que invitamos a Camargo a que presente las pruebas sobre tales acusaciones, que pueden tipificarse como un daño al buen nombre y que están relacionados en el Código Penal Colombiano, además que violan los derechos fundamentales consagrados en la Constitución Política. 

¡Gabriel Camargo miente!

4. "Él ha tratado de sacar provecho de nuestra página". 

Con base en lo anteriormente expuesto, esta aseveración queda desmentida. Aparte de que no recibimos ni un solo peso por parte de la institución por toda la información que publicamos en su beneficio, tampoco intentamos -de ninguna manera- explotar nuestro medio de comunicación relacionándolo directamente al Club Deportes Tolima.

De eso pueden dar fe nuestros  múltiples pautantes en el año 2016, quienes recibieron de muy buena manera este proyecto periodístico y confiaron en su idoneidad y transparencia. 

Lo que tal vez no recuerde la memoria corta de Camargo, es que en el primer semestre de 2010, cuando dejó la jefatura de prensa la periodista Lina María Pinto, ejercí como comunicador para la página web del club durante algo más de tres meses, sin tener ningún tipo de retribución económica de su parte. Esto con la promesa de que mi trabajo sería evaluado y contratado; pero al final tal situación no sucedió.

Es más: A la fecha, sigo bloqueado en la red social Facebook para comentar cualquier publicación que se haga desde la pàgina oficial del club, por determinación del jefe de comunicaciones Luis Fernando Giraldo Gutiérrez. 

¡Gabriel Camargo miente!

5. "Él dijo que no se salía de la rueda de prensa"

Ante el flagrante veto de Camargo Salamanca en la tarde del jueves, cuando mandó a sus escoltas de la POLICÍA NACIONAL a sacarme del recinto, en ningún momento opuse resistencia como lo ha pretendido hacerlo ver este señor.  Este momento incluso quedó registrado en video para que hubiera prueba suficiente ante los demás medios y nuestros seguidores. 

El presidente del Deportes Tolima más bien debe explicar por qué no respondió la misiva radicada en julio de 2016 en su despacho, en la que 21 periodistas de la ciudad sentaban el primer precedente ante el maltrato al que éramos sometidos algunos comunicadores, a los cuales se nos negó la acreditación para ingresar a los partidos de local del equipo.

¡Gabriel Camargo miente!