Luis Alejandro Paz, el trabajador silencioso del DEPORTES TOLIMA en 2016


Le gusta manejar un bajo perfil. Poco da de qué hablar, pero en la cancha cumple y con creces. Luis Alejandro Paz Mulato se convirtió en el trabajador silencioso en el medio campo del Deportes Tolima, que el fin de semana anterior salió subcampeón de la Liga Águila 2 2016.

Con un total de 2.715 minutos durante la temporada, 1.032 en el primer semestre del año, en 13 partidos, y 1.683, en 20 de los 26 cotejos de la segunda parte del año, Paz se convirtió en el bastión del equipo y hombre de confianza del saliente técnico, Alberto Miguel Gamero.

Esto le valió para convertirse en el tercer futbolista con más presencias, sólo superado por el defensor caleño Fáiner Torijano (3.510 minutos) y el arquero paraguayo Joel Silva (2.969').

Vea: Estos fueron los cuatro jugadores del Deportes Tolima con más minutos en 2016

El bogotano de nacimiento, pero hijo adoptivo de Puerto Tejada (Cauca), hizo bien complemento con los hombres que le pusieron al lado: El cartagenero Wílmar Barrios, con quien alcanzó a compartir antes de la partida del jugador a Boca Juniors de Argentina; el panameño Gabriel Gómez y el vallecaucano Avimiled Rivas, con quien más jugó durante el año.


Durante la segunda parte del 2016, Paz sólo registró una lesión, que lo marginó por más de una semana, cuando en octubre tuvo un desgarro en el aductor de la pierna derecha. De resto siempre estuvo en el esquema del profe Gamero. 

En su estilo de juego, Paz se caracteriza por ser un clásico quitador, pero le adiciona a su función su gran despliegue físico.  Si hubiera un conteo de cuántos kilómetros recorre el equipo por encuentro, el mediocampista lidedaría este escalafón. 

El jugador, quien llegó a principios de 2015 procedente del Deportes Quindío, no tuvo continuidad en el primer semestre del año anterior. Pero poco a poco se ganó un lugar en la titular y hoy su labor es reconocida por los aficionados, quienes ven en él un elemento fundamental en el andamiaje 'Pijao'.