Hernán Torres y América de Cali, una relación con antecedentes


El del pasado domingo fue quizá el capítulo más importante de la historia del técnico ibaguereño Hernán Torres Oliveros y América de Cali, que como dicen es de 'vieja data'.

Un 27 de noviembre, pero de 2011, el ibaguereño dirigió por última vez al Deportes Tolima, precisamente ante los 'Diablos Rojos', sus verdugos de aquella tarde con una paliza de 4-1 en el Murillo Toro. Cinco años después, el 27 de noviembre de 2016, fue el 'Pijao' quien los devolvió a 'Primera'. Cosas del fútbol.

Pero la historia del estratega tolimense y la divisa americana tiene más episodios. En sus inicios como guardameta, en 1981, integró la nómina que salió subcampeona de Colombia en dos ocasiones consecutivas (1981 y 1982). 

La última de ellas (1982) siendo superado por el elenco americano, que tenía entre sus filas al argentino Julio César Falcioni; el mismo con el que celebró el sufrido ascenso. El ídolo de antaño, el máximo referente hoy por hoy de los 'Rojos'.

A su vez, siendo el preparador de arqueros del 'Vinotinto y Oro', orientado por Néstor Otero en el 2000, Torres vio cómo los 'escarlatas' lograron la décima estrella frente a su escuadra, el 17 de diciembre de aquel año con triunfo 2-0.

Dolorosa tarde, porque la 'tribu' -con mínimas posibilidades- buscaba el milagro de la primera estrella.

No obstante, en sus primeros 'pinos' como estratega, por allá en 2007 tras la salida de Jaime De La Pava -El DT con América en el año 2000- dio de qué hablar con un resultado escandaloso ante los americanos. 

Era la lluviosa noche del 26 de abril, cuando al mando de los 'Musicales' humilló en el 'Coloso de la 37' 6-0 al América, gracias a los tantos de Cambindo, Vallejo, Perlaza, Quintero, Sinisterra y Anchico. Por primera vez, los medios nacionales se fijaron en su figura.

Y, como se hacía mención en el inicio, el ciclo con los tolimenses se cerró en aquella tarde de 2011, cuando el entonces elenco de Wilson Piedrahita se paseó por el 'Coloso de la 37', eliminó a su rival de la Liga y ocasionó la crisis que al día siguiente le costó el puesto a Torres. 

Pero desde aquel 27 de noviembre, el profe Hernán fue otro. "A partir de la fecha no soy más empleado del Tolima", indicó el estratega, que recaló en Águilas Doradas; luego llegó a Millonarios, al que sacó campeón después de 24 años en solo seis meses (2012) y llevó al Medellín a una final liguera, en 2014. 

Con los 'Diablos', su camino como estratega empezó el 9 de mayo, 10 días después de su vinculación, con triunfo (2-0) ante Real Cartagena en el Pascual Guerrero. 

A partir de entonces dirigió 22 partidos, con un saldo de 17 victorias, siete empates y tres derrotas; un rendimiento del 74,35%. Pero el que nunca olvidará será el de aquel 27 de noviembre, cuando venció al Deportes Quindío y desató la locura en Cali. Como él mismo dijo: "Este ascenso nos va a marcar por siempre".