Atletas 'Pijaos' le ganan la batalla a la discapacidad: Se preparan para nacional en Medellín


"No hay cosas imposibles, sino hombres incapaces". Esa frase, que para algunos es de 'cajón' o un 'cliché' más, cobra vida para ocho atletas con discapacidad del Tolima, quienes entrenan todos los días en búsqueda de la tan anhelada gloria. 

De lunes a viernes, desde cuando el reloj marca las 7 a.m. hasta que el sol se vuelve un poco amigable con los ibaguereños, por allá sobre las 10 a.m., los deportistas entrenan con intensidad y pasión. 

Es cierto. Ya no hay pista atlética en el escenario desde hace un año, cuando el mismo fue reformado para los Juegos Deportivos Nacionales y se olvidaron de darle un espacio digno al deporte base. Pero ellos se las ingenian para estar en forma de cara a los retos que les pone la vida.


Y lo hacen con solo una silla de competencia, la cual deben turnarse para llevar a cabo su preparación. Cada uno le da dos vueltas a la cancha del 'Coloso de la 37' y se la cede a su compañero, hasta que el grupo en pleno hace su respectiva labor. 

Por eso piden la ayuda de Indeportes Tolima para lo que será su participación, del 22 al 26 de noviembre, en el torneo nacional que se llevará a cabo en Medellín, ciudad en donde también participarán 12 deportistas más con ocasión del abierto de natación que se ha programado. 


"Nos falta implementación. Entrenamos en una sola silla, mientras la otra sigue varada por falta de recursos. Ojalá Indeportes y el Imdri se acuerden de nosotros", dijo Jaime Orlando Prado, uno de los deportistas que quiere seguir representando con orgullo al Departamento en eventos nacionales. 

Y es que según alegan, la colaboración no ha sido la que hubieran querido. "La verdad trabajamos con las uñas", añadió Prado, quien tomó la vocería por sus 'hermanos' de lucha diaria.


Con ellos también entrena Cristian Vásquez Casilimas, quien pese a que sufre de una cuadriplejia desde hace 10 años, es el único que practica de forma competitiva el deporte de las Bochas en la ciudad. 

Acostumbrados a luchar contra la adversidad, estos atletas seguirán en su entrenamiento diario, con la esperanza de contar con los elementos necesarios para dejarlo todo en tierras antioqueñas. Las ganas las tienen de sobra, solo necesitan un empujón para labrar el camino al éxito.