Estos han sido los ires y venires de Joel Silva con DEPORTES TOLIMA en 2016


Luego de protagonizar una estelar campaña en su primer año con Deportes Tolima (2015), el arquero paraguayo Joel Silva ha tenido un tormentoso 2016, pese a que casi nadie pone en duda su profesionalismo y entrega en cada uno de los partidos que disputa con el equipo.

La mala campaña del primer semestre, cuando salió como uno de los arqueros más goleados del certamen; las diferencias con el técnico Alberto Miguel Gamero y las lesiones han afectado la regularidad del cancerbero 'guaraní', quien este sábado en diálogo con El Rincón del Vinotinto le pidió respeto al estratega y puso en consideración su continuidad en el club.

Traumático

El primer incidente en el que salió a relucir el nombre del paraguayo, se dio el 7 de febrero, por la segunda jornada de la Liga Águila 1 2016. 

El cuadro de la 'Tierra Firme' caía 4-0 ante Deportivo Cali en el primer tiempo y, en el camerino del estadio Palmaseca, Silva protagonizó un choque con el volante de marca Wílmar Barrios. El resultado: Ambos jugadores fueron excluidos para el segundo periodo. 

Lo cierto es que para el siguiente cotejo, en la derrota (2-1) visitante ante Fortaleza, Gamero decidió alinear a Wílmar como titular, mientras que Joel no fue tenido en cuenta en el primer equipo, sino que estuvo como suplente; evidente castigo del adiestrador hacia el foráneo. El golero en aquella ocasión fue el barranquillero Jáner Serpa, de irregular presentación. 

Silva volvió al arco 'musical' para la cuarta fecha, en el triunfo (2-0) de Tolima ante Nacional. Pero una lesión en el cuadríceps del muslo derecho, lo sacó en el minuto 44 del cotejo que los 'Pijaos' perdieron frente a Once Caldas (3-2), el 20 de febrero; y también lo tuvo por fuera de los duelos ante Chicó (2-1) y Atlético Bucaramanga (1-2)

El paraguayo volvió en la fecha 10, en la victoria (1-0) ante Huila en el Murillo Toro y terminó bajo los tres palos la campaña que dejó por fuera a los 'musicales' de los 'Play Offs' del certamen, con 24 puntos de 60 disputados. 

Durante 16 partidos (1.349 minutos), Joel encajó 22 de los 32 tantos que recibió el cuadro 'Vinotinto y Oro', sin duda una mala cifra, lejos de los 14 goles que recibió también en 20 cotejos de la Liga Águila 2 2015, o los 16 de la Liga 1 2015.

De cal y arena

Pero con todo y ello, el segundo torneo del año comenzó de muy buena manera para el guaraní. En los tres primeros encuentros, Silva no recibió gol y a la altura de la fecha 8, Tolima era líder indiscutido del torneo con 18 puntos, invicto, mientras que el golero solo tenía en su contra tres goles en siete presentaciones.

A su vez fue determinante en la clasificación del conjunto ibaguereño a la semifinal de la Copa Águila, al atajar dos cobros en la vibrante serie ante Deportivo Cali, el 31 de agosto, en el estadio Manuel Murillo Toro de Ibagué.

No obstante, la lesión sufrida en la espalda en la antesala del cotejo que Tolima disputó con Envigado F.C., el 10 de septiembre anterior, fue sin duda un punto de inflexión para el 'paragua'. 

Aunque inicialmente fue diagnosticado con una discopatía -desgaste de los discos de la columna- y se creía que estaría un mes incapacitado, a los 12 días el arquero estaba de nuevo en labores de campo, y a los 19 volvió a una práctica de fútbol, en una rápida recuperación.

En su perfil de Twitter, Joel desmintió informaciones -a su juicio- inexactas, que surgieron desde el propio cuerpo médico del club e hizo pública su molestia con la forma en que se manejó el tema de su lesión; haciendo énfasis en que era la primera vez que tenía una dolencia de tal gravedad.

En todo caso, Silva volvió al 100 por ciento de su estado físico y estaba confiado en que volvería a la titular del 'Vinotinto' el pasado martes, en el 0-0 como local ante Junior, por la semifinal (ida) de la Copa Águila. No fue así. 

Y cuando se creía que podía pelearle la titularidad a Luis Delgado, su reemplazante, Gamero optó por darle la continuidad al santandereano; hecho que cayó muy mal en el paraguayo, quien 'explotó' este sábado.

Este tema, sobre si a Joel debería dársele de nuevo su puesto en el onceno inicialista, ha generado comentarios de todo tipo en las redes. Hay quienes creen que Delgado se ganó su espacio y como tal debe respetársele hoy la titularidad, mientras que otros consideran que las cualidades de Silva lo ponen en un lugar superlativo frente a su compañero.

Pero la molestia va más allá. La diferencia de conceptos con Gamero en cuanto al desempeño del equipo en algunos encuentros, sobre todo en el bache de cinco jornadas sin ganar en la Liga, su forma de decir las cosas -como él mismo lo dice- de frente y la intención de pelear por causas que cree justas -por ejemplo, el descanso de mitad de año que fue negado en principio- hacen que cause cierta molestia su accionar. ¿Qué pasará?