¡Valió la espera! DEPORTES TOLIMA se clasificó a la semifinal de la Copa Águila tras vencer en los penales a Cali


Por: Mario Alejandro Rodríguez 

Deportes Tolima escribió este miércoles una página más al libro de las noches más especiales de su historia. El 'Vinotinto y Oro, de forma épica, se clasificó a la semifinal de la Copa Águila luego de superar al Deportivo Cali en una infartante definición desde el punto penal (4-2), luego del 2-0 en el partido (2-2 global).

Dos paraguayos, Joel Silva bajo los tres palos, con una noche redonda -no solo en los 90 minutos sino en la definición, al atajar un cobro- y el delantero Víctor Aquino -autor del gol del 2-0 y el penal definitivo- se vistieron de héroes en una jornada que tuvo todos los matices posibles.

En el tiempo reglamentario, los goles de la 'tribu' los marcaron Armando Vargas, de tiro penal (34') y Aquino (69'), con lo que igualaron el 2-0 en contra de hace ocho días, en el Pascual Guerrero de Cali.

Ya en la 'lotería' desde el punto penal, anotaron Sergio Mosquera, Didier Delgado, Cléider Alzate y Aquino. No fue necesario el quinto cobro, frente a los yerros de los rivales Andrés Pérez -remate atajado por Joel- José David Lloreda, que la estrelló en el palo derecho. Convirtieron en la visita Juan Sebastián Quintero y Andrés Roa. 

Para los seis mil espectadores que se dieron cita en el estadio Manuel Murillo Toro, valió la pena soportar el estruendoso aguacero que cayó en el sector de la 37, y luego, la intermitencia de las torres de iluminación, que tuvieron en vilo durante casi una hora la realización del cotejo.

Y es que la apuesta del técnico Alberto Gamero, con un solo volante de marca en el sistema 4-1-4-1, le permitió ganarle el duelo a su colega, Mario Alberto Yepes, quien en la ida le había generado el punto de quiebre. El 'Sonero' apostó y ganó, con hombres que esta vez sí estuvieron al servicio del colectivo. 

En la semifinal, el conjunto de la 'Tierra Firme', que cortó una racha de cuatro partidos sin ganar en todas las competiciones (Liga, Copa y Sudamericana) y extendió su invicto como local en el torneo a 26 fechas, enfrentará a Junior de Barranquilla; adversario que dio buena cuenta de Independiente Medellín (5-1 global).


De toma y dame

El primer periodo fue intenso, con múltiples opciones de gol en las porterías; más en la del paraguayo Joel Silva. El 'guaraní', fiel a los más recientes partidos, se puso la capa de 'Superman' y voló de palo a palo evitando la caída de su valla, ante un visitante incisivo, peligroso en el último cuarto del terreno.

Apenas corría el primer minuto de juego cuando el onceno 'Verdiblanco' se arrimó con riesgo a predios tolimenses, a través de un remate del volante Andrés Felipe Roa que probó la resistencia del paraguayo Silva.

Luego vino a los 7' la primera de las tres incursiones iniciales del atacante chileno Ronnie Fernández, quien encontró la rápida reacción del guardameta local. La segunda, se dio a los 18', en un duelo que de nuevo ganó Joel, y la tercera se dio sobre los 27', sin mayor éxito.

La respuesta del 'Vinotinto' llegó a los 22', con una acción individual del mediapunta Jader Obrian que pasó desviado del marco custodiado por el golero uruguayo Ernesto Hernández. Seis minutos más tarde, sobre el 28', el que intentó en el área fue el volante Armando Vargas, con un disparo que se fue lejos de la vista del 'charrúa'.

Pero a los 32', el mismo Vargas resultó derribado en el área chica por el defensor Juan Sebastián Quintero; una infracción que el árbitro santandereano Carlos Anaya no dudó en sancionar. Al cobro estuvo el afectado (34'), quien engañó a Fernández y la mandó a guardar para el 1-0 parcial.

Con la necesidad de lograr la paridad, Cali metió miedo a los 36' con un cabezazo de Fernández que salvó de forma providencial el cancerbero Silva. Pero en ese mismo minuto, Cléider Alzate por poco la emboca con su 'testa', de no ser por el rechazo oportuno -en la línea de sentencia- de la zaga 'Azucarera'.

Y en la primera mitad el onceno de la 'Tierra Firme' por poco iguala la llave, de no ser por el remate que se estrelló en el travesaño de Jader Obrian, quien a los 45' puso a temblar el pórtico 'verdiblanco'. Mientras Tolima fue de menos a más, Cali careció de precisión en el último cuarto del terreno de juego.

'Lluvia' de emociones

La segunda etapa mostró a un dueño de casa propositivo, aunque de inicio sin la claridad requerida por el compromiso. Solo hasta el cambio de Víctor Aquino por Marco Pérez (61'), la tónica en el frente de ataque 'musical' cambió para bien.

El ariete, dolido por no haber sido tenido en cuenta en el empate (1-1) ante Atlético Huila, entró pisando fuerte y en sus primeros ocho minutos en la cancha puso a facturar a su divisa. Con un certero cabezazo (69'), previo pase desde la zona derecha, puso a celebrar a los fieles hinchas del 'Pijao'.

A partir de entonces las emociones mermaron; quizá reservándose para lo que se venía desde el punto penal. Mientras Gamero mandó al campo a Déinner Quiñónez por Jader Obrian, como último intento en pro de lograr la clasificación en el periodo reglamentario, Cali ya había 'quemados sus naves': Nicolás Benedetti por Preciado (56'), Mayer Candelo por Jhon Pajoy (77') y José David Lloreda por Fernández (85').



Pese a ello, la serie se fue a los cobros desde los 12 pasos. Y, contrario a lo que se pensó, no se ejecutó en el arco sur del estadio Murillo Toro, sino en la portería norte; reeditando tal vez la serie de penales que el 21 de diciembre de 2003 le dio el título liguero al Deportes Tolima, llevada a cabo en el arco norte del Pascual Guerrero.

Y como aquel día, también quedó 4-2 a favor de la 'tribu'. El empuje de los miles de aficionados que volcaron sus miradas hacia esa portería, no sin antes rendirle tributo al golero que se ha ganado el cariño de toda una hinchada: Joel Silva.

La serie inició bien. El experimentado Andrés Pérez no supo definir ante el paraguayo, quien atajó de forma efectiva. Luego vino el cobro de Sergio Mosquera, quien le dio seguridad de entrada al resto de sus compañeros.

Al frente pasó Quintero, quien puso el 1-1, pero acto seguido Didier Delgado volvió a zanjar diferencias. Lloreda le dio una gran mano a los intereses del anfitrión, al mandar su esférico al palo derecho de Silva. Y para comenzar a concretar el tiquete a 'semis', Cléider Alzate dio muestra de su clase y engañó a Ernesto Hernández para el 3-1.

El gol de Andrés Roa, prolongó un instante más la definición, que llegó a su momento cumbre con el paraguayo Aquino. El delantero, con una ejecución fuerte, a la parte superior del arco norte, sentenció el tiquete de los 'musicales'. No dudó en agradecerle a Dios y de inmediato se vio reunido entre sus compañeros, quienes corrieron desde la mitad del campo a felicitarle.

Así es, ¡Tolima lo logró! ¡Y va de frente por su segunda Copa!