¡Íngrit Valencia ya tiene su bronce! Una medalla que llena de orgullo a todo el Tolima


Con la información de Filiberto Rojas Ferro - Colprensa

Si bien ganó su presea el pasado jueves, solo hasta hoy sábado, en la final del boxeo olímpico en Río 2016, la pugilista de la Liga del Tolima, Íngrit Lorena Valencia recibió la medalla de bronce que ganó en la división de los 51 kilogramos.

Valencia, quien fue la primera boxeadora colombiana en competir en unas justas orbitales, y de paso la única en lograr una presea, dejó ver su felicidad por la gesta hecha. 

Cuando la recibió de manos de la organización, la miró una y otra vez. La tocó, de manera sutil y luego hizo un paneo de su alrededor, como si por su mente surgieran un sinfín de preguntas: ¿Es un sueño? ¿En verdad la gané? ¿Cuándo pasó?..... Sí, Íngrit, ¡Es real! Fue entonces cuando se la ofreció a todo un país, que vibró con sus victorias.
"Era medallista, pero no me la habían dado. Y ahora que la tengo estoy muy contenta, orgullosa. Este logro es primero que todo para Dios, que es quien me tiene aquí y me da fortaleza en cada combate. Y segundo para el pueblo colombiano que me envió toda su fuerza y sus oraciones", dijo Valencia.

Y añadió: "No estuve en lo más alto del podio, pero me voy como si lo hubiera estado. Son mis primeras olimpiadas y sé que de aquí cojo más madurez. Con preparación sí se pueden lograr lo sueños, aquí nadie es invencible".

Vea: Raúl Ortiz, el hombre detrás de Íngrit Valencia, bronce en Río

Y es que de 147 atletas que clasificaron a los Olímpicos, en la delegación más grande del país en unas justas, solo ocho lograron una medalla. Y entre esas estuvo Íngrit, con un bronce que ya quedó inscrito en las páginas más gloriosas del deporte nacional.

"Es algo muy gratificante. Muchos quieren llegar a unas olimpiadas y no lo logran. Y de los que estuvieron acá solo ocho nos vamos con medalla. La verdad es muy difícil porque no todos saben lo que se hace para llegar. Es un sacrificio muy grande y me voy contenta porque estoy entre las cuatro mejores atletas del mundo", expresó la deportista.

Para ella, "los sueños sí se pueden hacer realidad y sí se vale soñar". Y fe que dio de ello en el cuadrilátero. Por ello esa gran recompensa a más de cuatro años de preparación, al lado de su pareja y entrenador, el ibaguereño Raúl Ortiz. 

"La gente del Tolima me abrió las puertas de su casa. Y gracias a ellos hice posible mi sueño, Al Gobernador del Tolima, al Alcalde de Ibagué. Ojalá tengamos escenarios que nos permita entrenar dignamente, para que se vean los resultados", finalizó. 

Foto: AFP - El Espectador



Si te lo perdiste