¡Es real! Caterine Ibargüen, ¡La reina del salto triple en Río 2016!


¡Oh gloria inmarcesible! ¡Oh, júbilo inmortal! La antioqueña Caterine Ibargüen le regaló al atletismo colombiano la noche más bella de su historia.

La deportista se impuso lejos en la prueba del Salto Triple y cumplió con todas y cada una de las expectativas generadas con su participación, una de las más esperadas por todo el país.

Con un registro de 15 metros 17 centímetros, la hija de Apartadó superó a la venezolana Yulimar Rojas, quien fue segunda a 19 centímetros (14.98) y la kazaja Olga Rypakova (14.74 mts.), la misma que le 'arrebató' a la 'cafetera' el oro hace cuatro años, en Londres. Sin duda, una dulce revancha. 

Ibargüen, con 32 años, cerró con broche de oro un ciclo de tres años en los que se ha convertido en la reina de esta disciplina, con el apoyo de su entrenador, el puertorriqueño Ubaldo Duany.

Se destacan en su palmarés las múltiples victorias en la Liga Diamante, 34 al hilo para ser más exactos, en los últimos tres años (2013, 2014 y 2015); el primer lugar en el Campeonato Mundial de Atletismo y el preciado oro en los Juegos Panamericanos de Toronto (Canadá), en 2015.

Con esta presea, Colombia ya suma cuatro en el medallero general, siendo esta la segunda dorada. Recordemos que el pesista Óscar Figueroa selló el primer metal dorado en estas justas y a esta se sumaron las platas de la judoca Yuri Alvear y el boxeador Yuberjén Martínez.

A su vez, Ibargüen se convierte en la tercera mujer en sumar una medalla de oro en la historia olímpica colombiana, tras las alcanzadas por María Isabel Urrutia en pesas (Sydney 2000) y la bicicrocista Mariana Pajón (Londres 2012).

Salto al oro

En su primer intento, Caterine hizo una marca de 14.65 metros, con lo que de forma parcial se ubicó en la tercera plaza, superada de momento por Rypakova (14.73) y la estadounidense Kerutah Orji (14.71 mts.).

Por su parte, en su segunda salida, Caterine marcó un salto de 15.03 metros, con lo que pasó al tercer lugar. No obstante, su tercer salto no fue bueno, con apenas 14.38 mts., aunque la ilusión de presea seguía vigente.  

Pero fue la venezolana Yulimar Rojas la que puso a prueba a la deportista paisa. Con un registro de 14.98 metros se puso segunda, con altas posibilidades de superar lo hecho por la colombiana.

No obstante, en su cuarto salto, Ibargüen se destapó: Marcó 15.17 metros, suficientes para adueñarse del oro, en una de las mejores marcas en su carrera. La felicidad era inocultable, aunque todavía era prematuro cantar victoria. 

Pero el fracaso de Rojas en un nuevo salto, le dio a Caterine el logro más importante en su carrera, en el día más especial, como ella mismo lo dijo. 

"Estoy muy contenta. Estoy muy agradecida con Dios, primeramente. Hoy (domingo) se cumplió un sueño y desde que me levanté dije que sería el día más importante de mi vida. Anhelaba mucho conseguir esto y pude lograr lo que busqué durante tantos años", dijo Ibargüen visiblemente emocionada.

El de Caterine es el logro más grande del atletismo nacional en los olímpicos, en el que se resalta el bronce de la también antioqueña Ximena Restrepo, bronce en los 400 metros de las justas de Barcelona 1992.

Foto: Río 2016