Claro S.O.S por el planeta: El mensaje principal tras la inauguración de los Juegos Olímpicos de Río


Con un contundente llamado a la preservación del Medio Ambiente, se llevó a cabo este viernes en el estadio Maracaná de Río de Janeiro la inauguración de los trigésimo primeros Juegos Olímpicos, los primeros en efectuarse en suelo sudamericano.

Un acto lleno de simbolismo, que dejó cavilando al mundo entero sobre sus acciones deforestadoras y contaminantes, presenciaron los más de 70 mil asistentes que se congregaron en el escenario deportivo y los cientos de millones que vieron la ceremonia por la televisión. 

El mar, la selva y los bosques tuvieron su espacio natural, gracias a la perfecta coreografía y la ayuda tecnológica.


Durante la jornada, que se extendió por cuatro horas, se reflejaron aspectos importantes del pueblo carioca: La mezcla de culturas, indígenas y africanas, con la posterior colonización portuguesa; la influencia de ritmos musicales como el bosa nova, la samba y el funk y el desarrollo arquitectónico y cultural del pueblo.


Las favelas de Río, Santos-Dumont y su primer aeroplano, el 14-bis y los diferentes artilugios del Brasil contemporáneo desfilaron por la alfombra inaugural, en un derroche de creatividad que cumplió las expectativas.


El cantautor Paulinho da Viola entonó el himno brasileño y con él vino luego la interpretación de la 'Garota de Ipanema', canción icónica con la que se conoce a la ciudad sede ante el mundo y que ambientó el último desfile en la carrera de la gran modelo Gisele Bündchen. Al fondo, el rostro de Jobim, padre de la bosa nova. 


Posteriormente, vino el desfile de deportistas de las 207 delegaciones, quienes 'sembraron' su semilla por un planeta mejor. Por Colombia, la abanderada fue la yudoca Yuri Alvear, quien no pudo contener la emoción de portar el pabellón y se le escapó una que otra lágrima, en representación de 147 deportistas.

La bandera del olimpismo, con sus cinco círculos, fue custodiada en su ingreso por personalidades como Marta Vieira, la futbolista más grande de todos los tiempos y la jueza Ellen Gracie, primera en llegar a la Suprema Corte de Brasil.


De otro lado, el encargado de prender el pebetero fue Vanderlei Cordeiro de Lima, atleta recordado por el incidente que sufrió en Atenas 2004, cuando a falta de seis kilómetros para el final de la maratón y con todo el panorama para ganar, fue empujado por un fanático, que lo relevó al tercer puesto. 

Cordeiro recibió la llama de Gustavo Kuerten, el tenista brasileño más grande de la historia, ganador de tres Roland Garros.

Aunque el descontento de gran parte del público hacia el presidente interino Michel Temer fue evidente, y obligó a que su nombre fuera omitido en la presentación, nada extraordinario ocurrió; más allá de la imponencia de la velada desde el campo.


En su lugar, Carlos Nuzman, presidente del Comité de Rio 2016, se encargó de oficiar como anfitrión ante los cerca de 11 mil deportistas que competirán en estos juegos, que recibieron el listón de Londres hace cuatro años. 

Cabe destacar que la llama olímpica estará encendida hasta el próximo domingo 21 de agosto, cuando en el mismo escenario deportivo se lleve el acto de clausura y se le entregue el testimonio a Tokio, sede de los Juegos de 2020.

Fotos: Río 2016 y Getty Images