Opinión: Preguntas en el aire...


Por: Mario Alejandro Rodríguez

Resulta por demás extraño que, después de revelarse el informe de comportamiento financiero de los clubes del fútbol profesional colombiano, elaborado por la Superintendencia de Sociedades, el presidente del Deportes Tolima, Gabriel Camargo, haya preferido pronunciarse solo a través de una cadena radial de los buenos números que arrojó su divisa en 2015, y no empleara sus canales oficiales para vanagloriarse.

Y también que solo hasta ahora, tras saberse que el 'Vinotinto y Oro' les dejó a sus socios $5.559 millones de ganancias, el dirigente se atreviera a dar -como casi nunca lo hace ante los medios- cifras concretas de transferencias de jugadores, que según de su propia boca le reportaron al club cerca de $15 mil millones en ingresos.

Vea: ¡El negociazo de Camargo! Deportes Tolima, entre los clubes con mayor margen de ganancia en 2015

Aunque como es habitual, el dirigente también se quejó de las pérdidas que le dejan las bajas asistencias -problema que es de su resorte ante la falta de estrategias de mercadeo en ese sentido- y advirtió que no podía seguir pagando el arriendo actual del estadio Manuel Murillo Toro.

Vea: Nos ganamos la lotería, Camargo y las ganancias que dejó Deportes Tolima en 2015

Es por ello que surgen de mi parte algunas preguntas para don Gabriel, que tal vez se queden en el aire, tratando de esbozar en algunas, las razones por las cuales se 'destapó' y le salió al paso a este 'boom' mediático, que le demostró una vez más a los incautos que el fútbol es todo un negociazo. 

No en vano hombres como Juan Carlos Restrepo, y su fallido proyecto del Tolima Real, querían estar en él. Empecemos. 

¿Por qué el 17 de diciembre de 2014, cuando se confirmó el traspaso de Yimmi Chará al Monterrey de México, no le dijo a los medios por cuánto fue que lo había vendido? ¿Por qué tuvieron que pasar un año y cinco meses? ¿Cuál era el temor de relevar la cifra si al final la hizo pública?

¿Por qué en su momento no fueron divulgados a los medios los valores de las ventas de Félix Noguera y Charles Monsalvo, al Junior y Celaya, respectivamente?

¿Por qué no se conoce con exactitud las taquillas de los partidos del Deportes Tolima? ¿Por qué aún no sabemos cuántas personas ingresaron a partidos como el de Once Caldas y Junior del año pasado? ¿Cuál es el temor de la dirigencia a que se divulgue ese dato que sí hacen públicos equipos como Nacional, Millonarios, Medellín y Junior, entre otros?

¿Cuáles fueron las estrategias de mercadeo y fidelización implementadas por el club en lo que fue el 2015 y lo que va del 2016? ¿Qué ha hecho la institución para garantizar un promedio de asistentes por encuentro? ¿Acaso no registra pérdidas millonarias por este ítem como para poner en marcha medidas de contingencia? 

¿Cuáles son los programas de responsabilidad social que adelanta el Club Deportes Tolima en la ciudad? ¿Cuántas son y en dónde están ubicadas las escuelas de formación de nuevos talentos en la capital tolimense, tal cual es el compromiso expresado en el Acuerdo 030 de 2014 para la exención de impuestos por 10 años?

¿Cuánto dinero se ha ahorrado el club en el pago de impuestos desde que fue exonerado por parte del Concejo Municipal? ¿Se invierten esos dineros en iniciativas sociales como contraprestación?

¿Cuánto dinero se ahorró Deportes Tolima por concepto de arriendo del estadio Manuel Murillo Toro en el primer semestre de 2015, antes de irse a jugar a Bogotá?

¿Será la sede deportiva que actualmente se construye vía al aeropuerto un espacio al cual los hinchas puedan tener acceso? ¿A qué se refiere exactamente cuando dice que esta obra les quedará a los ibaguereños? ¿Acaso será de dominio público?

¿Cuánto dinero le representó al club la participación en la Copa Sudamericana 2015, evento en el que llegó hasta la tercera fase? ¿Por qué no se conocen esos números hasta ahora?

¿Cuánto dinero le quedó a la institución en 2015  las ventas de artículos deportivos en la Tienda Vinotinto, teniendo en cuenta que en 2014 se generaron cerca de 209 millones de pesos netos?

¿Por qué el pasado 12 de enero no se conoció la cifra por la cual se vendió a Andrés Felipe Ibargüen al Atlético Nacional? ¿Por qué se supo cuatro meses después?

¿Si es cierto que la nómina de jugadores del Deportes Tolima cuesta entre 950 y 1.000 millones de pesos mensuales? Si es así, ¿Por qué se manifestó en ocasiones anteriores que es una de las nóminas más baratas del rentado criollo cuando no es cierto?

¿Cuánto dinero exactamente recibió la institución por derechos de televisión del fútbol profesional colombiano en 2015? ¿Cuánto dinero recibió exactamente el equipo por concepto de publicidad en su camiseta y publicidad estática?

¿Se recibieron recursos de la Federación Colombiana de Fútbol por las ganancias que este ente recibió tras su participación en el mundial de Brasil 2014?

¿Qué bienes e intangibles hacen parte de los $33.846 millones de patrimonio que registró a 31 de diciembre de 2015 Deportes Tolima?

¿Cuál es el temor a atender las inquietudes de los medios de comunicación diferentes a Los Dueños del Balón de RCN Ibagué? ¿Por qué no contesta a nuestros llamados? ¿Hay algún interés de su parte en que las noticias solo se conozcan a través de este programa deportivo?

¿Por qué se restringe la labor informativa en los partidos del Deportes Tolima de periodistas como este servidor y otros que trabajan en la ciudad? ¿Cuál es interés del club en que los comunicadores independientes no puedan cubrir los encuentros? 

¿Por qué los jugadores tolimenses no tienen cabida en el plantel profesional? ¿Es una directriz de su gestión? ¿Si no es así, cuántos jugadores de la tierra hay en divisiones menores y qué posibilidades tendrían en el primer equipo?

Espero que al menos algunos de estos interrogantes, que para algunos pueden parecer obvios, tengan pronta respuesta. No por mi ignorancia, sino por la de miles de hinchas que no saben a ciencia cierta la actualidad administrativa de su amado equipo. 

Si te lo perdiste